Pensó que estaba embarazada, pero luego descubrió que algo aterrador crecía dentro de ella…

En México, recientemente una mujer de 24 años fue hospitalizada e intervenida quirúrgicamente, le fue extirpado un enorme tumor, considerado el quiste más grande en la historia de la medicina.



Esta situación se convirtió en una verdadera emergencia, luego de que el tumor comenzó a amenazar la vida de la joven.

La paciente de identidad desconocida fue sometida a varios estudios previos y las radiografías demostraron que se trataba de un quiste ovárico, que en solo 11 meses alcanzó el tamaño equivalente a 10 bebés y un peso cercano a los 33 kilogramos.

Si la joven no era operada con prontitud se arriesgaba a ser víctima de serios problemas cardíacos, además de complicaciones para respirar, caminar y comer.

Rápidamente la mujer fue internada en el Hospital General de la ciudad de México, la operación fue realizada por el doctor Erik Hanson Viana, quien aseguró que este es el tumor más grande antes visto.

“Este es el mayor quiste que he operado, el cual era tan grande que ocupaba el 95% del abdomen del paciente. Es muy raro operar un quiste tan grande, que mide medio metro de diámetro y la circunferencia era de 157 cm”, dijo el doctor.


Cuando el problema inició la joven creyó que todo era parte de su sobrepeso, pero a las pocas semanas comenzó a perder grasa y se dio cuenta que su abdomen no disminuía, al contrario, no dejaba de aumentar. En ese momento sufrió de varios problemas para respirar.

Debía ser intervenida de inmediato.

“Si no la hubiéramos operado, habría llegado un punto en donde ella no habría sido capaz de caminar. Habría estado completamente desnutrida sin la posibilidad de comer. Es difícil decir cuánto tiempo habría vivido, pero habría tenido una muy mala calidad de vida”, señaló el médico.

Por el tamaño del quiste ya era imposible que la mujer pudiera comer.








Milagrosamente y a solo dos días de la cirugía ella pudo volver a caminar. Actualmente ya puede moverse y caminar libremente, sin la necesidad de un bastón o muletas, además su abdomen es plano y puede gozar de un estilo de vida normal.

Finalmente pudo olvidar la pesadilla que vivió por el enorme tumor que la aquejaba.

También te podria gustar

0 comentarios