Orca atrapada en las rocas y no dejaba de llorar entonces un extraño se acerca y hace algo extraordinario.

Las orcas siempre han ocupado un lugar especial en el corazón de los amantes de los animales. Son majestuosos, extremadamente inteligentes y pueden comunicarse entre ellas, lo que les permite coordinarse a la hora de cazar. 



Ellas están en la cima de la cadena alimentaria y emplean cualquier medio para conseguir a su presa, pero esto a veces termina mal.

Éste fue definitivamente el caso de una orca asesina hallada cerca de la costa de British Columbia, en Canadá. Pero afortunadamente, algunos amantes de los animales actuaron rápido.


En el verano de 2016 un grupo de orcas perseguía su desayuno en la costa de Hartley Bay. 
Pero al bajar la marea una de ellas debía estar surfeando una ola y se quedó atascada en las rocas.
Las rocas eran afiladas y no se podía mover. A medida que las horas pasaban la situación iba a peor.


La orca estaba estresada y no dejaba de llorar, pero afortunadamente un hombre la escuchó antes de que fuera demasiado tarde. 
Llamó a un grupo de voluntarios para llegar hasta la orca.
Colocaron sábanas sobre ella para protegerla del sol. Entonces usaron cubos para echar agua sobre ella y evitar que se deshidratara.



La orca se dio cuenta rápido de que no querían herirla. "Al principio estaba alterada, podías verlo por su respiración que se aceleraba. Pero después de un rat creo que sabía que íbamos a ayudarla", dijo un rescatista llamado George Fisher.


Debido a que la orca era tan grande era imposible moverla e incluso si hubieran podido hacerlo las rocas eran demasiado afiladas y la habrían herido. 
La única cosa que podían hacer era protegerla del sol hasta que regresara la marea.
Tras permanecer atrapada durante ocho horas, finalmente la orca pudo nadar libremente.



También te podria gustar

0 comentarios