Buscan médicos aplicarle la eutanasia a bebé de 10 meses

La medida se busca implementar para el pequeño Charlie Gard pese a la oposición de sus padres.





LONDRES.- Un bebé británico enfermo y en fase terminal ha atraído la atención del papa y del presidente de Estados Unidos. Más de 1.3 millones de libras han sido recaudados para ayudar a que Charlie Gard, de 11 meses, viaje a Estados Unidos para una terapia experimental cuya eficacia ha sido puesta en duda por expertos.


Pero poco ha cambiado para Charlie, que sufre una rara enfermedad genética que le ha causado daños cerebrales y le impide respirar por su cuenta. El respirador artificial al que está conectado en un hospital londinense va a ser apagado pronto pese a las objeciones de sus padres, quienes quieren llevarlo a Estados Unidos para un tratamiento experimental que ellos creen puede prolongar su vida.

Varios jueces han respaldado a los especialistas del Hospital Great Ormond Street que dicen que el tratamiento no ayudaría a Charlie y le causaría sufrimientos innecesarios. La Corte Suprema de Gran Bretaña falló que se debe permitir que el niñito muera con dignidad. Y la Corte de Derechos Humanos de Europa rechazó la semana pasada una apelación de los padres de Charlie, Chris Gard y Connie Yates, agotando con ello sus opciones legales.

"Dos hospitales internacionales y sus investigadores nos indicaron en las últimas 24 horas que había nuevos elementos para tratamiento experimental que habían propuesto" explicó el hospital en un comunicado.

"Estimamos, como los padres de Charlie, que es justo explorar esos elementos" añadió.

El hospital dijo que había solicitado a un tribunal británico "una audiencia sobre el caso de Charlie Gard, a la luz del anuncio de nuevos elementos relacionados con un potencial tratamiento de su enfermedad".

"No es una cuestión de dinero o de recursos, se trata únicamente de lo que es justo para Charlie", agregó la institución.

El hospital afirmó que sus médicos habían "probado todos los tratamientos médicos" y que otro tratamiento "sería injustificado (...) y prolongaría el sufrimiento de Charlie".

"Nuestro punto de vista no ha cambiado", añadió.

"Creemos que es justo contar con la opinión de la Alta Corte respecto a los supuestos nuevos elementos".





Se espera que la audiencia se celebre el lunes, según la agenda de la Alta Corte.

Los padres se han estado pasando tiempo con Charlie antes de que lo desconecten del soporte vital.

El lunes, el presidente Donald Trump dijo que estaría “encantado” de ayudar a Charlie, quien padece síndrome de agotamiento mitocondrial, el cual causa debilidad muscular progresiva.


Y el papa Francisco llamó el domingo a que se permitiese a los padres de Gard que hiciesen todo lo posible para salvar la vida del niño.

La batalla sobre el destino del niño no se basa en dinero. En lugar de ello, se centra en el debate ético de lo que es mejor para el bebé.

Bajo las leyes británicas, derechos del niño prevalecen sobre los de los padres para tomar la decisión. Y es normal que las cortes intervengan cuando padres y médicos discrepan sobre el tratamiento adecuado para un menor de edad.

El pasado mes de abril, un tribunal británico había estimado que los médicos debían interrumpir el tratamiento que mantenía en vida a Charlie Gard, que sufre una rara enfermedad genética y cuyo cerebro está muy dañado.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ratificó la decisión.

¿TE GUSTO LA HISTORIA, REGALANOS UN LIKE PARA SEGUIR ADELANTE?


También te podria gustar

0 comentarios